lunes, 10 de mayo de 2021

Sinvergüenzas

 Sinvergüenzas, que no tienen vergüenza, personas que cometen inmoralidades.

Terminó el Estado de Alarma y manadas de jóvenes salieron a las calles a beber, emborracharse y bailar. Calles, plazas, parques... y casas particulares se llenaron de gentes ansiosas por socializar y relacionarse. Las imágenes causan enorme impresión, máxime si las vemos pensando, o mirando las otras imágenes de hospitales, de enfermeras, de pacientes...

Los hospitales se llenaron de borrachas y ebrios, muchos con lesiones provocadas por caídas a consecuencia de las borracheras. Horrible todo. Esperaremos quince días para saber los resultados de esta juerga y saber que pasa con el virus.

Y en estas estamos cuando salen los sinvergüenzas para intentar llevarse algunos votos a sus bolsillos, las teles los entrevistan y ellos ufanos, porque ganaron Madrid, gritan 'la culpa es del gobierno Sánchez, que no quiso cambiar las leyes como les pedimos, él será el responsable de las muertes que se produzcan'.

Sinvergüenza, inmoral. Acusa de muertes futuras a los otros. Resulta que en España, hay 17 gobiernos territoriales, mas un gobierno central. Los gobiernos territoriales, y ayuntamientos, tienen poder y atribuciones, existen leyes incluso, para penalizar, e intentar impedir los botellones, los escándalos públicos, las fiestas con borracheras, daños materiales a personas y cosas... por cierto son los responsables de la sanidad y la educación, de los servicios sociales y fuerzas del orden, en sus territorios. ¿Ahora vamos a necesitar un estado de alarma para evitar esas multitudinarias juergas?, si así lo creen, pídanlo, formalmente, oficialmente. Sinvergüenzas.

domingo, 2 de mayo de 2021

El 73% de muertos en residencias de Madrid no fueron a hospitales

 

Una ambulancia en la residencia Monte Hermoso de Madrid el 17 de marzo de 2020.DAVID EXPÓSITO


Los datos de la Comunidad desmienten que la mayoría de los residentes fallecidos en la primera ola fueran hospitalizados, contra lo que asegura en campaña Ayuso

Siete de cada diez muertes de mayores de residencias de Madrid en la primera ola de coronavirus se produjeron dentro de esos centros, donde en muchos casos no había medios para curarles ni las condiciones dignas para que tuvieran una buena muerte. Son datos de la propia Comunidad de Madrid y contradicen la cifra que ha repetido durante la campaña del 4-M la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, según la cual siete de cada diez mayores de residencias murieron en hospitales. Realmente fue a la inversa. Murieron 11.389 mayores que vivían en residencias, de los cuales 8.338 (el 73%) no fueron trasladados a un hospital, según los datos de la propia Comunidad de Madrid.

El tapón a las residencias de mayores fue generalizado en los 26 hospitales de la red pública madrileña sobre los que existen datos, según el análisis de la epidemióloga especializada en tercera edad María Victoria Zunzunegui, que se apoya en las bases de datos oficiales disponibles y que ha compartido con EL PAÍS. El estudio comprende las muertes por cualquier causa entre el 8 de marzo y el 7 de julio de 2020, el período para el que existen cifras de fallecimientos centro por centro. Cada residencia tenía asignado un hospital de zona, desde el que un geriatra de enlace filtraba quién tenía derecho a cama y quién no, de acuerdo con los protocolos de triaje que elaboró la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Los documentos, que han sido denunciados por Amnistía Internacional como una grave violación de derechos humanos, buscaban evitar el colapso de los hospitales madrileños.
.../... 

viernes, 30 de abril de 2021

Pandemia en las residencias d ancianos


Tenemos un problema para comprender la realidad: Todos necesitamos creer en lo q se acerca a lo que queremos o querríamos q hubiera sucedido y por tanto solemos despreciar aquello que nos contradice, que nos pone frente a otra realidad que no era la que imaginábamos.

Aquí publico datos sobre la Covid-19 comparativos de CCAA, en donde Madrid aparece, distinto a los publicados.

Los datos proceden de un buen artículo publicado en 'envejecimiento en red' por María Victoria Zunzunegui. Doctora en Epidemiología. Profesora honoraria. Escuela de Salud Pública Universidad de Montreal (maria.victoria.zunzunegui@umontreal.ca).


En el pasado 2020 la prensa ya decía cosas como las siguientes:

Un consejero de Ciudadanos califica de ilegal la orden del Gobierno de Ayuso de no trasladar a ancianos de residencias a hospitales. eldiario.es Madrid . 01/06/2020

"No es ético y posiblemente no sea legal", ha defendido el consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, que ha manifestado estar "absolutamente a favor" de que se produzca una comisión de investigación sobre las muertes en las residencias

----------------------------------------

Unos correos destapan el escándalo de lagestión de Ayuso en las residencias y desatan una tormenta en su Gobierno.Público.

Esta semana ha terminado por confirmarse sin duda alguna que el Gobierno madrileño dictó una orden para que no ingresaran en los hospitales todos los ancianos enfermos. Ahora dice que todo fue "un error". Y mientras tanto, los consejeros de PP y Ciudadanos mantienen una guerra abierta que amenaza con provocar un auténtico cisma.

Una tormenta política de consecuencias aún imprevisibles se cierne sobre el Gobierno de la Comunidad de Madrid a cuenta de la gestión de las residencias de ancianos en las primeras semanas de la pandemia del coronavirus, cuando las muertes en los geriátricos madrileños superaban el centenar cada día. 

En ese sentido, esta semana ha sido nefasta para la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso: ha terminado por confirmarse, si no lo estaba ya, lo que empezó siendo una sospecha, la de que desde su Gobierno se dio una orden para que no ingresaran en los hospitales todos los ancianos enfermos por coronavirus. Ahora esa sospecha se ha convertido en una certeza y el Gobierno de Ayuso se ha visto obligado a dar una versión que suena a excusa, la socorrida de que todo fue "un error".

Esta semana también ha quedado claro que esa decisión de no derivar a los ancianos enfermos provocó una guerra, soterrada en un principio, en el seno del Ejecutivo presidido por Isabel Díaz Ayuso entre los consejeros de Ciudadanos y los del PP. Una guerra que a día de hoy ya es abierta y amenaza con provocar un auténtico cisma. 



jueves, 29 de abril de 2021

El PP cerró 3.000 camas en hospitales en 10 años

 El PP ha cerrado 3.000 camas en hospitales públicos madrileños en diez años, que Ayuso no recupera pese a la pandemia

Los hospitales del Servicio Madrileño de Salud mantienen inoperativas el triple de camas que las que hay en el Isabel Zendal. En enero había menos camas disponibles en toda la región que hace una década en una situación de normalidad.

La Comunidad de Madrid tuvo durante el mes de enero de este año 12.670 camas operativas en los hospitales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). Casi 3.000 camas menos que hace una década pese a estar ahora en plena pandemia. Según estos datos, obtenidos a través de una petición de Público al Portal de Transparencia y cotejados con las últimas memorias del SERMAS, las camas actuales son exactamente 2.789 menos que en 2011, cuando había 15.459. Y son tan solo 105 camas más que hace dos años, en 2018, cuando había 12.565 operativas.

"Con esas casi 3.000 camas que se han perdido en una década hubiéramos afrontado esta pandemia en mejores condiciones y con una asistencia de mayor calidad", lamentan desde Comisiones Obreras (CCOO). Un descenso que supone un 18% menos en estos diez años. Aunque no es lo único que se ha perdido con los años, porque el sindicato denuncia el recorte también a las plantillas del SERMAS: "Durante la crisis y el ataque del Gobierno regional a la sanidad pública se perdieron 5.500 profesionales que nunca se han recuperado".


Sanidad en Madrid. Antes de las Municipales. 
(Publicado 'En mi Barrio' el 26-02-2011 es útil para comprender el asunto del Zendal)

El 9 de septiembre del 2009, en el blog, 'Ventanas del Falcón', publicaron un post que me parece importante para dar a comprender el entramado de negocio que supone la construcción de hospitales en Madrid. Comprendo que muchas veces cuando hablamos de privatización de la sanidad es difícil entender lo que está ocurriendo, cuando resulta que vamos al médico y nos siguen atendiendo, que es lo que importa. Pero claro eso tiene un coste y nos solemos olvidar de ello. Un coste que pagamos todos con nuestros impuestos, si el coste sube o pagamos más o nos dan menos servicio, así que los costes de la atención sanitaria son tan importantes para nosotros como la misma sanidad, forman parte del mismo problema y servicio.

Por tanto, los costes y la desviación de los mismos provocada por una gestión que promueva satisfacer intereses privados, que las grandes empresas hagan negocios con la sanidad, esos costes nos interesan porque los pagamos nosotros y al final repercutirán en que la sanidad gestionada de esta manera nos saldrá más cara y nos irá desapareciendo bajo nuestros pies poco a poco. Así que está bien que comprendamos que significa esa historia de la privatización de lo público, ahora que se acercan las elecciones, porque los políticos que son los que gestionan estos asuntos desde la CCAA de Madrid, tienen ideas diferentes. No todos piensan igual.

En los barrios y pueblos, la sanidad, al igual que otras muchas cuestiones se gestionan desde la administración autonómica, a quien habría que exigir responsabilidades y no al gobierno nacional. Escribe Ventanas del Falcón:


Durante la primera legislatura de Esperanza Aguirre (2003-2007) se han edificado 8 hospitales por 2 mecanismos:

a) por concesión de obra pública: el del Norte, Vallecas, Arganda, Coslada, Parla, Majadahonda y Aranjuez; y

b) como concesión administrativa: el de Valdemoro. Este mismo camino siguen los 4 que está previsto construir esta legislatura (2008-2010), Móstoles, Villalba, Torrejón y Carabanchel.

Tanto en los unos como en los otros, todo el personal no sanitario correrá a cargo de las empresas privadas concesionarias, un tercio aproximadamente de la plantilla, que podrá ser subcontratado. La diferencia es que, en los primeros, el personal sanitario lo pondrá la Administración, en los segundos, no.

Hospitales para Acciona, Sacyr-Vallehermoso, Hispánica, ACS, FCC,
En los nuevos hospitales no se ha contratado ni a un sólo médico más ni se ha puesto una cama más (se han trasladado de los existentes). ¿Por qué los construye entonces Esperanza Aguirre? Para dárselos a Acciona, Sacyr-Vallehermoso, Hispánica, ACS, FCC, a los que se les da la parte de servicios y de gestión, a pesar de que estas empresas, procedentes del sector inmobiliario, son empresas sin experiencia previa en la sanidad.

La motivación es inmobiliaria, no de cuidar la salud de los madrileños
El objetivo de la política de Esperanza Aguirre está más relacionado con el beneficio de las empresas constructoras que con la salud de los madrileños. Esperanza Aguirre deriva ingentes cantidades de los presupuestos públicos hacia las empresas privadas que, ante los síntomas de hundimientos de los sectores más especulativos, han tomado posiciones en la sanidad pública.

Más hospitales, pero menos trabajadores y camas. A pesar de la apertura de los 8 nuevos hospitales se ha producido un descenso real en el número de trabajadores. El personal sanitario que va a atender a los pacientes también lo va a contratar la empresa concesionaria. Eso quiere decir que el personal del sistema Nacional de la Salud que están trabajando actualmente en estas áreas hay que quitarlos de ahí. Se está enajenando patrimonio público de la seguridad social.’’

miércoles, 28 de abril de 2021

Conoce a: PP Madrid

 

Florentino Pérez vende un hospitalpúblico de Madrid a un fondo de inversión. Raul Rejón. 17 octubre 2014

La filial de ACS Iridium ha informado de que se deshace del 80% de sus participaciones en concesiones de servicios públicos, entre ellas el centro sanitario Puerta de Hierro-Majadahonda

El hospital estaba bajo su gestión desde 2005 y toda la operación de venta le reporta a la concesionaria un beneficio de 44 millones, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores

ACS, la empresa presidida por Florentino Pérez, ha decidido vender su participación en el hospital público madrileño Puerta de Hierro-Majadahonda. ACS controlaba mediante su filial Iridium la gestión administrativa y el mantenimiento del centro sanitario madrileño. Le ha colocado las acciones al fondo de inversion holandés DIF, según Expansión.

Iridium ha informado este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de que "ha procedido a vender el 80% de sus participaciones en distintos activos concesionales". Es decir, diferentes servicios públicos que habían sido privatizados en su gestión por las administraciones. Entre los que detalla la nota de ACS están el mencionado hospital, diversos intercambiadores de transporte público en Madrid y la Línea 9 del metro de Barcelona).

La compra venta le reporta a Iridium, según esa declaración, 175,2 millones de euros. Estos negocios con las infraestructuras públicas le generado un beneficio de 44,7 millones de euros según ha consignado la empresa en su notificación de "hecho relevante" a la CNMV.

El hospital de Puerta de Hierro-Majadahonda fue uno de los primeros que el Gobierno de la Comunidad de Madrid utilizó para implantar la fórmula llamada PFI en la que la construcción y la gestión de todo lo no sanitario del centro se adjudica a empresas privadas a cambio de un canon anual (en este caso prolongado durante 30 años). Iridium se hizo con la concesión de Puerta de Hierro en 2005 al decidir el Ejecutivo regional que adoptaría este modelo para trasladar el hospital desde su ubicación clásica en la capital hasta la población periférica de Majadahonda.
Publicado el 17 de octubre de 2014

Lo hicieron antes, lo hacen ahora. Lo harán mañana. 
Aquí una muestra que prueba lo que hicieron en el pasado.
Titulares que anticipaban tormenta en la anterior crisis  

El 80% de los hospitales de la región reduce personal en 2010
Los Presupuestos prevén un descenso de 889 trabajadores sanitarios
ELENA G. SEVILLANO - Madrid - 11/11/2009

 El Colegio de Médicos denuncia la situación de la sanidad madrileña

La institución critica la falta de personal y advierte de una posible huelga

ELENA G. SEVILLANO - Madrid - 21/12/2009

El hospital de la Princesa reduce un 40% la cifra de cirujanos vasculares
El jefe de psiquiatría de Arganda anuncia a los médicos que la unidad cerrará. JERÓNIMO ANDREU - Madrid - 29/12/2009

La Consejería de Sanidad gastará un 8% más en publicidad este año

El presupuesto sanitario global sólo sube un 1,7% debido al recorte de fondos. ELENA G. SEVILLANO - Madrid - 09/01/2010

 Sanidad también privatiza las citas médicas

Una empresa atenderá a los ciudadanos por 10 millones al año.
ELENA G. SEVILLANO - Madrid - 26/01/2010

 La lista de espera quirúrgica alcanza su máximo histórico

Más de 50.000 pacientes aguardan para ser operados. ELENA G. SEVILLANO - Madrid - 06/02/2010 

El Colegio de Médicos denuncia 'amiguismo' en la política sanitaria

La vocalía de Hospitales critica la "arbitrariedad y autoritarismo" de la Consejería de Sanidad - Los facultativos alertan de un posible deterioro
ELENA. G. SEVILLANO - Madrid - 09/02/2010 
 

Sanidad revisa la legalidad de la reforma sanitaria de Aguirre
ELENA G. SEVILLANO - Madrid - 09/02/2010  

Capio también gestionará el nuevo hospital de Móstoles 

Los recortes en Sanidad llegan a proyectos de salud pública

La Comunidad sí adjudica subvenciones por 700.000 euros destinados en su mayoría a entidades religiosas y antiabortistas que ofrecen apoyo a embarazadas. DANIEL BORASTEROS / ELENA G. SEVILLANO 10/02/2010

martes, 27 de abril de 2021

Conoce a : PP Madrid

Vendieron la vivienda pública a los fondos de inversión. Vendieron unos hospitales, que mucha gente creía eran nuestros. Nos prestan servicio, pero lo pagamos muy caro, mucho más que si fueran nuestros, por eso los compran porque es un negocio con el que los fondos ganan dinero. Esto lo hacía el PP desde in hilo témpore, esto lo hace el PP ahora. 

 


Unfondo de inversión holandés compra el 100% del Hospital Infanta Leonor. 7 febrero2019.

El fondo de inversión en infraestructuras holandés DIF ya disponía del 64% de participación del Puerta de Hierro

El fondo de inversión en infraestructuras holandés DIF ha completado el proceso de compra del Hospital Universitario Infanta Leonor en Madrid. Tal como han señalado en un comunicado: “DIF se complace en anunciar que ha cerrado la adquisición de una participación del cien por cien en el Hospital Infanta Leonor en España”.

A través de su filial DIF Infrastructure V, el fondo holandés ha adquirido las acciones de Pralesa Concesiones y otros tres accionistas minoritarios. El socio de DIF y líder en España de la compañía,  Fernando Moreno, ha señalado que “DIF está muy satisfecho de haber cerrado esta adquisición. Esperamos con interés trabajar junto con todas las partes interesadas involucradas en el hospital para brindar excelentes servicios a la comunidad de Vallecas. Creemos que este proyecto de alta calidad se adapta muy bien a nuestra cartera española existente y ofrecerá un rendimiento estable a nuestros inversores".

Fuentes de la Consejería Sanidad de la Comunidad de Madrid han confirmado a Redacción Médica que la empresa se puso en contacto con ellos y que desde el Sermas habían “dado su autorización”. 

Puerta de Hierro

El Infanta Leonor, ubicado en el distrito madrileño  de Vallecas, no es el primer centro que la compañía compra en nuestro país. En enero de 2016, DIF se convirtió en el principal accionista del Hospital Puerta de Hierro en Majadahonda, tras la adquisición, por parte de DIF Infrastructure III, del 20 por ciento de la participación del centro a Sacyr, alcanzando el 64 por ciento de las acciones.

En el caso del Infanta Leonor, “el proyecto consiste en la construcción, mantenimiento y operación de los servicios no médicos del hospital”, un servicio concesionario que se inició en 2007  y que “se extenderá hasta 2035”.

Tal como recuerdan desde DIF, el Infanta Leonor es “uno de los principales hospitales de Madrid, con una superficie de aproximada de 85.000 m2 y más de 200 camas, brindando servicios a una población de más de 300.000 pacientes”.
 

jueves, 22 de abril de 2021

Conoce a Ayuso. Y Monasterio. PP y Vox

Ayuso, y Monasterio, insisten en el asunto de las subvenciones, ‘a las colas del hambre’, ¡¡mantenidos y subvencionados¡¡ llaman a los precariados, a los desfavorecidos, y despotrican contra los ‘chiringuitos’, ojo solo los de atención social. Actúan igual que los trileros, hacen aspavientos y mueven mucho una mano, para que el público dirija allí su vista y no vea el chanchullo que hace la otra mano. Los chanchullos que ha destapado la justicia, algunos ya juzgados, como Gurtell, otros en proceso judicial, la cuenta B, en todos ellos se prueban sobornos recibidos a cambio de contratos inflados pagados con dinero público, lo cual es una manera de darles subvenciones bajo cuerda, ilegales a esas empresas de amigotes que hacen las obras, que pagamos todos.

El Zendal, ¿cuánto lleva gastado? 100, 150 millones de Euros, sin control, sin ninguna cuenta presentada. ¿Cuánto va perdido en la entidad mixta Madrid Network? Hasta ahora, localizados 20 millones de euros. Eran préstamos facilitados por el gobierno del PP, Esperanza Aguirre, a empresas zombis, cuyos avalistas y garantías presentados, no existen, no existieron. Dew una de esas empresas cobraba Isabel Díaz Ayuso mas de 4.000 € mensuales, además de muchos otros cargos del PP, incluido Santiago Abascal. ¿Cuántos millones facilitados por los gobiernos del PP de Madrid a empresas afines, están sin justificar?, un informe del Ministerio de Economía bajo el PP, siendo ministro Luis de Guindos, encargado a la empresa auditora Isdefe, dice que 67, de 80 millones no están justificados.

La lista de subvenciones directas e indirectas es enorme, gran cantidad de desgravaciones fiscales, de contratos inflados en sus precios en inicio o durante su ejecución, el desvío de fondos públicos favoreciendo a grandes empresas y empresarios de postín, de los que salen diariamente en la prensa vinculados al futbol, a las constructoras, a la banca, a las exportadoras, a las energéticas, etc. primando a colegios privados y concertados religiosos, regalando suelos públicos a unos y otros, amigotes todos del PP. Y ahora también de Vox. Le dice estos días a Monasterio, Hilario Alfaro, actual presidente de los empresarios madrileños, en el Foro Empresarial de Madrid ‘que las propuestas de Vox están mas centradas y mas cerca de las soluciones empresariales que las de Ayuso’. Responde la Sr. Monasterio, prometiéndole: ‘‘que Vox nunca consentirá que en los presupuestos de Madrid solo haya migajas para los empresarios’’

¿Chiringuitos, subvenciones? Reproduzco unas ideas que publiqué hace tiempo.

Aprueban el Ingreso Mínimo Vital, y salen por todos los rincones quejas y peguitas, dicen por lo que representa de compra de votos la subvención a los más necesitados, que además se quedarán por los rincones haciendo el vago, los otros millones de individuos y empresas que reciben desde hace tiempo prebendas del Estado no hacen el vago, meten a la saca y nadie dice nada. Puedo opinar dos cositas sobre el asunto.

Comprendo el desasosiego que tienen algunas personas por las subvenciones que perciben algunos y no ellos. Pero si miramos bien, nos daremos cuenta que todos percibimos alguna ayuda. De verdad, entiendo que a veces produce cabreo ver que, en situaciones de crisis, algunos se llevan más ayudas que otros. Entiendo que es un problema económico y ético, estudiar si los más necesitados necesitan más ayudas y las condiciones concretas de disfrute y de contraprestación.

Otro aspecto diferente sobre el tema subvenciones es el de quienes las perciben, no solo los necesitados, si hay derecho a ello, como dicen algunos y por qué. Es necesario ampliar el círculo de visión de cada persona que critica y mirar más lejos, la suyas y las otras, las de unos y las de otros…Y además del concepto subvenciones, considerar los conceptos relacionados, el de exenciones, ayudas y concesiones. Realmente significa que parte del dinero público pasa al sector privado, bien porque se entrega, dinero que sale, o bien porque el Estado acepta dejarlo de percibir, dinero que tenía que entrar a las arcas estatales y no entra. O bien que el Estado regala, concede graciosamente a alguna empresa, una concesión de negocio privilegiada, por ejemplo de ondas para una emisora de televisión, en vez de venderla mediante subasta al mejor postor, con lo que entrarían ingresos a las arcas públicas.

En España existe un aluvión de subvenciones, ayudas, exenciones y concesiones; a los ricos a través de reducción de impuestos, facilitando el pago de menores impuestos relativos, y/o de menores tipos impositivos, o facilidades de liquidación de sociedades como las SICAV, creando el crédito fiscal a la banca, para que no pague durante una temporada, o entregando ayudas para reflotarla. Subvencionamos a grandes personajes, los amigotes elegidos a dedo, con puestos en grandes empresas e instituciones con sueldos fuera de lo común

Subvenciones a las empresas por docenas de circunstancias, a clínicas médicas, colegios privados, congregaciones, Iglesia Católica, ONG’s. Subvencionamos grandes empresas y autónomos, exportaciones y producción, agraria e industrial, comercio y transporte... Hay subvenciones para calderas de calefacción, electrodomésticos, aislantes térmicos, interruptores de luz por detectores de presencia, ascensores, aspectos variados de rehabilitación de casas, a ventanas aislantes, a vendedores de coches, y a sus fabricantes, a grandes corporaciones industriales para abrir una instalación, y un largo etc.

Muchas de las ayudas lo que hacen es engordar los beneficios directamente, otras ayudan a mantener altos precios y por tanto finalmente van destinadas a manos empresariales aumentando ganancias. Un ejemplo serían los precios de la electricidad que pagamos todos al mayor costo de producción posible, a pesar de que unos sistemas produzcan barato, por ejemplo, la producción eólica y solar cuesta muy poco, pero todas las empresas nos cobrarán por lo caro, por el coste alto de las centrales de petróleo, lo cual equivale a subvencionar a grandes empresas generadoras que producen más barato. También subvencionamos a las hidroeléctricas por concesiones graciosas del agua de todos los españoles regaladas hace muchos años por Franco y que siguen manteniendo en vigor, por tanto, un insumo de producción les sale gratis, pero a nosotros nos le cobran.

Subvencionamos partidos, sindicatos, patronales, patronos y empresas afines, exportadoras, amigos afines (Gürtell da una buena y variada lista, al margen de legalidad o delito), subvencionamos películas, medicamentos, alimentos, cadenas de televisión, (una concesión a una emisora en volumen de dinero es superior a miles de subvenciones), también reciben subvención fundaciones como la FAES de Aznar, y la Francisco Franco, o las otras, pues claro. Subvencionamos peajes de carretera a grandes empresas de autopistas, billetes de metro a los papistas, o transportes en general a determinadas poblaciones, gasoil de pesca, agrícola y de transporte a camiones y autobuses, subvencionamos economatos y servicios médicos, residencias vacacionales y viajes, etc. a las fuerzas de seguridad y militares. Y etc. 

Antonio Gutierrez cifra en 80.000 millones de euros anuales la maraña tributaria en deducciones, desgravaciones y otros elusivos artilugios fiscales sin utilidad económica. La lista de subvenciones es tan grande que estamos perdiendo la noción de coste real de producción, si a alguien le interesa el tema debe prestarse a estudiarlo buscando por los presupuestos y por rendijas no solamente del Estado Central, también de las Autonomías, de las Diputaciones Provinciales y de los Municipios, y no fijarse solo durante las etapas de gobierno de un color sin señalar con el dedo solo aquellas dos o tres que más rabia le dan. Pero por favor no se metan con los precariados y necesitados porque reciban unas migajas para vivir.

miércoles, 7 de abril de 2021

Conoce a: Gabilondo, PSOE

El candidato socialista a las elecciones autonómicas madrileñas, Ángel Gabilondo, a su llegada al Comité Regional de las Juventudes del partido, en Fuenlabrada (Madrid) el domingo. RICARDO RUBIO / EUROPA PRESS / EUROPA PRESS


Un Gobierno excepcional: ni más impuestos ni más extremismos. Angel Gabilondo, 23-03-2021

Algunos dicen que soy un soso. Si es por sosegado, desde luego, tienen razón. Porque no creo en la bronca. Porque no me gusta vociferar. Porque cuando se trata de la pandemia, la vacunación y la recuperación económica no resumo mi programa en un tuit. Tengo mucho más que decir.

Es verdad también que soy serio. Pero lo contrario de serio no es divertido. Lo contrario de serio es frívolo. Detesto el aburrimiento, pero me tomo las cosas serias en serio. Me parece que es serio lo que sucede a miles de madrileños que solo han crecido con crisis y más crisis. Es serio que no pocos de mis antiguos alumnos continúen sin casa, sin trabajo, con miedo. Que sus abuelos sigan trabajando. Y sus padres en el paro o sobreviviendo. Cuando en Madrid no falta dinero y lo que sobra es este espectáculo.

También dicen que soy demasiado formal. Será porque el descaro y el insulto no me representan. Será porque no creo ni en el odio ni en la tensión. Será porque, definitivamente, no soy un político de marketing. Soy lisa y llanamente un profesor. He sido rector, ministro. He perdido y he ganado las elecciones en Madrid. Y a mi edad sé un poco de lo que es la vida. Sé que los verdaderos problemas son esos que te sorprenden un día cualquiera a las siete de la tarde. Que cada día debemos hacer algo que temamos. Algo que añoremos. Algo que aprendamos. Que debemos ser valientes y saber dónde estamos y dónde no. Y yo estoy en la izquierda. La izquierda de Gobierno. La izquierda que no va contra nadie. Y nosotros somos la izquierda. Proponemos un Gobierno serio y para ello sabemos que tenemos que hablar en serio.

Estoy, como muchos de vosotros, frente a este espectáculo, a esta bronca y a esta forma de hacer que es pura antipolítica siempre. Y más, en plena pandemia... No me representa.

Por eso, sé que el 4 de mayo no son unas elecciones más: luchamos frente a un virus en una situación excepcional que requiere medidas excepcionales. Yo no voy a deciros que la alternativa a nuestra candidatura sea la ultraderecha, que ya supone una opción nefasta de por sí. Es algo mucho peor, y más amplio: es la degradación de la política. Son los gritos que no dejan escuchar las razones.

No se trata de comunismo o libertad, de socialismo o libertad o de Madrid o la ultraderecha. Es mucho más que eso. Se trata de Madrid o Madrid. Seré cristalino. Tengo un plan de cinco puntos que quiero implementar:

-El primer punto: propongo un Gobierno excepcional para Madrid de dos años, hasta 2023. Un Gobierno excepcional no toca la fiscalidad. Ni para subir los impuestos como proponen unos ni para bajarlos como proponen otros. No los vamos a tocar.

-El segundo punto: si las urnas así lo posibilitan gobernaré con Más Madrid y con Ciudadanos. Tal como se están pronunciando los distintos partidos políticos es la fórmula con la que me siento más cómodo. Los planteamientos de las demás no encajan en los esquemas de superación de la confrontación que estoy proponiendo. No quiero más extremismos.

-El tercer punto: queremos un Gobierno progresista que se va a dedicar a la vacunación, la recuperación económica y a no dejar a nadie atrás. Son las prioridades indiscutibles.

-El cuarto punto: Europa. Debemos impulsar un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. El éxito de Madrid será el de España. No podemos fallar. Los jóvenes dependen de ello.

-El quinto punto: las madrileñas y madrileños. Debemos hacerlo con ellos de abajo arriba. Ya va siendo hora de elevar el debate público en este país y les necesitamos.

Madrid necesita, por lo tanto, no solo otro hacer y palabras, necesita hechos. Necesita gestionar una vacunación ordenada. Necesita gestionar bien una recuperación. Necesita alguien que esté al frente de los fondos europeos y de la estrategia de vacunación. Una estrategia que proteja a todos para sacar a Madrid adelante cuanto antes.

No podemos seguir en esta situación. Madrid no se lo merece. No podemos generar por más tiempo una imagen de inestabilidad que corre el riesgo de hacer tambalear las oportunidades de una región extraordinaria, centro de talento y de innovación. Necesitamos la mejor versión de Madrid, y la necesitamos ahora, en esta encrucijada histórica en que nos encontramos.

Necesitamos volver a sentirnos orgullosos de Madrid. Necesitamos personas con cualidades, un equipo fuerte, plural y unido al frente de la gestión, que lidere y reactive Madrid. Hace más de ochenta años que Ortega y Gasset, cansado de ver cómo la sociedad argentina desperdiciaba un espléndido porvenir en absurdos enfrentamientos personales, pronunció una frase que todavía resuena en ese país: “¡Argentinos!, ¡a las cosas!, ¡a las cosas!”. Ahora, cuando el espacio público se llena de absurdos enfrentamientos que nos secuestran la energía para trabajar en las cosas que de verdad importan, es el momento de retomar aquella invocación y proclamar: “¡Madrileños!, ¡a las cosas!, ¡a las cosas!”.

¿Y cuáles son las cosas?:

Primera, la de dar paso al futuro, y dejar por fin atrás el tiempo pasado que representa el Partido Popular. Un pasado de desigualdad, injusticia social y corrupción, que ahora transita además por un presente extremista y demagógico. El mundo en recuperación al que nos asomamos dice adiós a las viejas recetas conservadoras para hablarnos de sostenibilidad, de transición energética, de digitalización, de cohesión social y territorial, de feminismo. Es decir, de la agenda que representa el Partido Socialista.

En segundo lugar, estabilidad. Hace casi seis años entré en la Asamblea de Madrid y ya he visto pasar a cuatro presidentes del PP y a numerosos portavoces de la oposición desde que ocupé mi escaño. Los madrileños necesitan un presidente que ultime su mandato. Que es precisamente lo que nuestra comunidad más necesita.

Y en tercer lugar, restablecer la dignidad política e institucional. Porque tres de quienes han ostentado la presidencia de la Comunidad de Madrid se han visto ante la justicia para dar cuenta en diferentes procesos por acusaciones de corrupción. Esto me parece absolutamente imprescindible. No podemos ser una comunidad donde quede en cuestión la ética pública. Esto es muy serio. La política es algo serio, en el más alto sentido de la palabra.

No he entrado en política para incendiar las redes. Tampoco para entretener, ni para hacerme un nombre. Acudiré encantado a cualquier foro o plató de televisión para debatir, contestar o exponer; no para sobreactuar ni para insultar. Me siento más representante que actor. Y eso sí que es lo importante. Pero tengo las cosas claras.

Creo en un Gobierno que haga frente a cualquier forma de radicalidad y extremismo; que rompa la dialéctica de insultos y amenazas entre bloques enfrentados que tanto nos avergüenza y debilita; que traiga seguridad política, económica y fiscal a una región llamada a liderar la recuperación de nuestro país.

Un Gobierno que ya fue posible hace dos años, pero, entonces, Ciudadanos regaló la llave de la Comunidad a la derecha y la ultraderecha. Dos años después, sabemos que el resultado ha sido estéril. Se equivocó. Perdió la oportunidad de proceder a la indispensable regeneración política y democrática de la Comunidad de Madrid. Aquel error es el que nos ha traído a la actual situación, cuyas consecuencias sufrimos todos y todas.

Estamos en un empate a votos entre progresistas y conservadores. Entre la izquierda y la derecha. Y la clave es una: son los votantes de Ciudadanos los que deciden la victoria. Sus representantes cometieron hace dos años el error de unirse a la derecha y la ultraderecha. Hoy, los votantes de Ciudadanos vuelven a decidir el mejor Gobierno para Madrid. Hay empate en votos y ellos deciden el desempate.

Basta ya de tanto enfrentamiento, de odio y de furia. Creo en el Madrid libre, de nuestros estudiantes. En el Madrid de la Puerta del Sol que dice no a la ultraderecha. El Madrid que propició la democracia. El Madrid del 15-M. El Madrid de los balcones aplaudiendo a nuestros sanitarios, el Madrid progresista, rebelde, inconformista, cultural y dinámico que somos. En tantos y tantos sueños de Madrid que no caben solo en las urnas ni en unas elecciones.

Creo en un Gobierno serio con un equipo serio. ¿No se lo preguntan? ¿De verdad nos representan? ¿No creen que en Madrid ya va siendo hora de ponernos a gobernar… en serio?

domingo, 28 de marzo de 2021

Conoce a: Mónica, Mas Madrid

 

Mónica García, candidata de Más Madrid a la Comunidad de Madrid. en la azotea de EL PAÍS antes de la entrevista.LUIS SEVILLANO

Mónica García.Mas Madrid. Manuel Viejo. 20-03-21

Mónica García (Madrid, 47 años) rechazó el martes ir en coalición con Pablo Iglesias: “Reivindiqué mi trabajo y el de mi grupo”, dice ahora. Anestesista de profesión, compagina desde hace seis años las jornadas en el Hospital 12 de Octubre con la actividad parlamentaria de la Asamblea. Ha sido el azote de Isabel Díaz Ayuso y el punto de mira del PP durante toda la pandemia. El próximo 4 de mayo será la candidata a la presidencia de la Comunidad por Más Madrid.

Pregunta. ¿Se acuerda de cuándo gobernaba la izquierda en la Puerta del Sol, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid?

Respuesta. [Ríe] Yo, concretamente, no.

P. Usted tenía 21 años y ahora tiene 47. ¿Qué tiene Madrid para el votante del PP?

R. Aquí el PP ha llegado a hacer hasta un tamayazo, que no es baladí. Cuantos más años lleva un Gobierno, más raíces y más redes clientelares es capaz de tejer y más difícil es para el resto.

P. ¿Cómo combatirá el eslogan de “comunismo o libertad” que propone Isabel Díaz Ayuso?

R. Aquí la libertad se traduce en que somos la Comunidad que más segrega en la educación; en que no podemos ir al médico cuando lo necesitamos; en que nuestros mayores se tienen que ir a residencias que dependen de fondos buitres; en que para contar con una escuela infantil nos tenemos que gastar la mitad del sueldo; en que para cuidar nuestra salud mental o nos hinchamos a orfidales o nos dejamos un riñón para pagarla. Ese es el concepto de libertad que nos han vendido.

P. Ayuso ha logrado que en Madrid se hable más de España que de la pandemia. ¿Somos responsables los medios de comunicación o cree que la oposición no ha sido vehemente?

R. No creo que sea una cuestión de vehemencia. Es muy difícil ponerse a la altura de alguien que solo utiliza las herramientas de la confrontación, de las mentiras y de los bulos. Yo lo comparo con un partido de fútbol. Aquí hay un equipo que no cumple las reglas y que no juega limpio. Tienes que elegir entre ponerte a su nivel, lo cual creo que crisparía a la sociedad y la haría menos convivible, o hacer una oposición honesta y rigurosa para denunciar sus barbaridades.

P. ¿En qué ha mentido Ayuso?

R. Tres ejemplos: dijo que iba a poner rastreadores y no puso los que necesitábamos. Dijo que iba a dar más docentes en los coles y no los tenemos. Y dijo que iba a dar ayudas y no nos las ha dado. Es un rosario de promesas incumplidas.

P. ¿Cómo definiría a la presidenta?

R. Una persona adicta a la crispación. Es una mujer obstinada que se dirige hacia un fanatismo.

P. El número de fallecidos por coronavirus en Madrid durante la pandemia llegaba el jueves a los 14.388. Somos la comunidad con más muertos de toda España y aquí seguimos, con todos los comercios abiertos.

R. Y también somos la comunidad con más ingresados. No hemos podido respirar en los hospitales desde el minuto uno de la pandemia. El sistema está saturado. Esto significa que se va a trasladar a las listas de espera el resto de patologías. Hemos ido siempre en contra de la evidencia científica y del resto de las comunidades. Hay que tomar las medidas en el momento que hay que tomarlas y, sobre todo, ser honesto. Si tienes que cerrar espacios interiores porque son peligrosos, se cierran y se dan ayudas. La pandemia se controla con la movilidad. No hay más fórmulas.

P. Usted es médica y trabaja en el Hospital 12 de Octubre. ¿Estamos los madrileños realmente cubiertos ante esta pandemia?

R. Con la gripe, que viene puntual y todos los años, ya se colapsaban los hospitales. Nos faltan recursos y camas. Tenemos un 30% menos de médicos de atención primaria y un 40% menos de enfermería en algunos lugares. Tenemos unos déficits que hemos ido acumulando durante todos estos años y que nos han hecho afrontar la pandemia con las manos en la espalda.

P. ¿Por qué ahora se habla tanto de los bares y tan poco de los hospitales?

R. Es muy difícil comunicar la saturación de los hospitales permanentemente. Cuando ya has contado que las UCI están al 100%, transmitir que pasan al 120% es imposible. Era muy complicado explicarle a la gente lo mal que estábamos ahí dentro. Una vez que se dice que han fallecido 10.000 madrileños, 12.000 y 15.000 y que se nos han muerto uno de cada cinco ingresados... es muy difícil. Estamos en un momento de saturación de lo sanitario.

P. Hemos normalizado que en Madrid fallezcan 30 o 40 personas al día de covid.

R. Tiene que ver con esa saturación y con la frivolidad con la que se han tratado los datos desde la Comunidad. No es lo mismo que un Gobierno te diga que el 99% de los ciudadanos no tiene por qué sacrificarse para que se cure el 1%, a que te explique que la situación es muy mala y que tenemos que cuidar a ese 1% que está en las UCI.

P. ¿Cómo se encuentran los sanitarios?

R. Hemos llegado al límite. Yo ya no sé cómo relatarlo. En la primera ola había una cosa épica. Éramos los que daban el 150% para resolver la situación porque desde arriba no había ayuda ni orden. En esa soledad nos supimos manejar. Con la segunda ola, hubo frustración porque no nos podíamos creer que las UCI se llenaran de nuevo. En la tercera, estamos viviendo un hastío y un maltrato sistemático que se mezcla con las palabras gruesas de Ayuso, que nos acusa de boicot y cuestiona nuestra profesionalidad. Nos ha puesto como sus enemigos.

P. PP y Ciudadanos no han presentado presupuestos ni leyes nuevas en año y medio. ¿Cómo valora su gestión?

R. Es un Gobierno de propaganda. Ayuso confunde la Puerta del Sol con un plató de televisión. Así no se puede gobernar. Madrid se lo juega todo en estas elecciones.

P. ¿Se arrepiente de no haber presentado una moción de censura antes de que Ayuso adelantara las elecciones?

R. No estaba solo en nuestra mano. Lo que precipitó nuestra moción fue ese posible cambio de Ciudadanos. Pensamos que si habían recapacitado en Murcia, quizás aquí también lo harían.

P. No se arrepiente.

R. No se dieron las circunstancias.

P. Hablemos de esta semana. ¿Nadie de Podemos le avisó de que Pablo Iglesias se presentaba como candidato?

R. No. Me enteré por la prensa.

P. ¿Le gustaría que se lo hubieran dicho?

R. Hubiera sido un detalle. Luego le escribí y le dije: ‘Bienvenido, Pablo. ¿Hablaremos, no?’.

P. ¿Le escribió primero usted o él?

R. Yo.

P. Dice que en esos primeros mensajes se entendieron. ¿En qué?

R. Las noticias venían más por la prensa que por los mensajes. El marco inicial era un marco de: “¡Oye, nos tenemos que entender!”. Luego otra cosa es que cuando el entendimiento se da por hecho, se dé por hecha también otra serie de cosas. Estoy convencida de que nos entenderemos. Tengo una buena relación con Iglesias.

P. A la mañana siguiente, dijo: “Las mujeres estamos cansadas de hacer el trabajo sucio para que en los momentos históricos nos pidan que nos apartemos”. ¿Se lo pidió Pablo Iglesias?

R. [Silencio] Fui clara y honesta. Básicamente, reivindiqué el trabajo de Más Madrid, el derecho a mantener una formación política que es la primera fuerza en el Ayuntamiento y que tiene 20 escaños en la Asamblea. Hemos sido la oposición más notoria contra Ayuso. Y reivindiqué mi papel y nuestro espacio. A mí me encanta la política regional. Aquí es donde está la sanidad y la educación. Llevo muchos años en la política regional y he vivido un año muy duro en la Asamblea y en el hospital. Básicamente revindiqué mi trabajo y el de mi grupo.

P. ¿Habló mucho con Íñigo Errejón ese día?

R. Claro. Estaba de acuerdo en todo lo que pensábamos.

P. ¿Hubo unanimidad en el partido respecto al rechazo a Iglesias?

R. Podría decir que sí. Sí, sí... puedo decir que sí.

P. ¿Todos votaron que sí?

R. No fue tanto una votación, fue una reflexión. Ver, sentir, hablar, intuir. Es más, si me apuras, en parte de la militancia había miedo a perder el trabajo hecho. Una compañera me dijo: “Joder, es que yo llevo mucho tiempo trabajando en temas de feminismo y educación y quiero seguir”.

P. Usted estuvo en Podemos antes de entrar en Más Madrid.

R. Más Madrid es la organización que más se adapta a la manera de hacer política que a mí me gusta. Hemos sabido aunar el modelo verde, el feminista y el de la justicia social. Es el sitio donde he estado más a gusto políticamente.

P. ¿Dormiría tranquila con Iglesias como consejero?

R. Duermo tranquila con un Gobierno progresista. Con lo que no duermo tranquila es con un Gobierno de Vox.

P. ¿Ha hecho algo bien Ayuso?

R. Quizá lo de los tests de antígenos. Era una buena idea, pero otra vez se puso a disposición de la propaganda y no de la salud.

P. ¿Cerraría el Hospital Isabel Zendal?

R. Creo que se le puede dar una pensada para ver qué se puede hacer con él, pero no sirve para hospital.

P. ¿Qué ofrece a los 447.000 parados que hay en Madrid?

R. Un cambio a corto, medio y largo plazo de modelo productivo. Trabajar de una manera precaria nos aboca a un futuro incierto que no podemos soportar más. Sobre todo los jóvenes. También quiero darle una vuelta a este modelo de turismo y servicios. Tenemos el potencial, pero no se está aprovechando.

P. Este jueves, según Idealista, había 1.449 casas de alquiler en Madrid. Solo dos valían menos de 600 euros.

R. Eso es un problema de primer orden. Los jóvenes en Madrid se dejan entre el 80% y el 90% del sueldo en la vivienda, y las familias, entre el 40% y el 50%. El problema es que el PP hace de inmobiliaria y no se preocupa por los inquilinos. Hay que regular el precio de los alquileres.

P. ¿Hay futuro en Madrid para los jóvenes?

R. No, porque no les damos expectativas. Y esto también tiene que ver con la pandemia y con la salud mental. No les damos opciones a los jóvenes ni siquiera para tener hijos. A todos ellos les ofrezco un cambio de paradigma. Quiero proteger lo más sagrado, que son nuestros servicios públicos.

P. ¿Ha hablado con Manuela Carmena?

R. Sí, nos hemos mensajeado y me ha apoyado. Tenemos pendiente quedar.

P. Si usted ganara las elecciones, ¿qué primera medida tomaría?

R. Reforzaría inmediatamente la atención primaria y la salud mental. Desharía todos los elementos de privatización que nos han traído hasta aquí. Y, sobre todo, no olvidaría que un sistema sanitario está enfocado a los pacientes y no a los negocios. En cuanto cambias ese eje, de alguna manera, todo va saliendo.

viernes, 26 de marzo de 2021

España por montera. Gil Calvo

 España por montera. Enrique Gil Calvo. 15-03-21

Los idus de marzo nos han traído un ataque de furioso politiqueo que ha sobrepasado todos los límites cuando ya nos creíamos curados de espanto. Al parecer, no importa la pandemia, la deriva del procés ni cualquier otro de los problemas que nos aquejan sin que a nuestros políticos les preocupen, como si solo contase su pelea de patio de colegio entre adolescentes despechados que ya no se ajuntan mientras se acusan de traición y otras lindezas más ridículas que patéticas. Y lo peor es que de toda esta trapatiesta va a salir ganando el personaje que quizá menos lo merezca, la inefable presidenta de la Comunidad de Madrid, que según las encuestas arrasará en las urnas. Lo que plantea una duda que desafía toda inteligencia: ¿cómo es posible que la ciudadanía madrileña pueda depositar su confianza en alguien sin conocimientos ni oratoria que ha demostrado ser incapaz de gobernar, saboteando la sanidad pública en la peor epidemia del último siglo?

Esta paradoja se explica por la singularidad de nuestra cultura política, basada en un personalismo nihilista que valora en los líderes su capacidad de torear a sus rivales hasta acabar con ellos aunque sea contra el interés general. El mérito de Sánchez a ojos de sus votantes es haber toreado a todos con su “no es no” y haberle dado estoque de muerte a Rajoy con su moción de censura. También el único mérito de Puigdemont es haber toreado al Estado con su insolente declaración de independencia mientras se burla de la justicia eludiendo su acometida. Y lo mismo cabe decir de Pablo Iglesias, ese matador con coleta de corrida goyesca que está toreando tanto al presidente Sánchez como al Régimen del 78 según demuestra su última faena de ayer.

Pues bien, ese es también el mayor mérito de Ayuso a ojos de sus fans: el estar toreando con sus desplantes insolentes al presidente Sánchez mientras les da estoque de muerte a Aguado y Arrimadas como si fuera una diestra mantis religiosa. Pero no solo torea a sus rivales, sino también al Gobierno y al Estado, con una faena que demuestra su maestría en la lidia de Leviatán poniéndose por montera a España entera. Además de burlarse de las restricciones contra la covid dictadas por Sanidad, que la presidenta madrileña elude aplicar en su propio territorio, también está logrando que las demás comunidades autónomas trabajen para ella bien a su pesar.

En efecto, por un lado las vampiriza económicamente extrayéndoles su plusvalía tributaria con insolidario dumping fiscal. Y además está logrando quedar como el único territorio liberado del confinamiento, lo que le permite tremolar su bandera de “libertad o socialismo” cuando en realidad está confinada por todas las demás que la rodean. Puede alardear de apertura de bares y restaurantes porque sabe que están clausurados para el resto de españoles, lo que le ahorra su posible contagio pandémico: así es como ha logrado ‘aplanar la curva’ a pesar de ser la santa patrona de la fiesta nacional.

jueves, 25 de marzo de 2021

Fascinados por el cinismo político

 

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, interviene en una rueda de prensa este lunes en la sede de la Comunidad.EUROPA PRESS/E. PARRA. POOL - EU / EUROPA PRESS

La fascinación cínica. Jorge Galindo, 18-03-21

''Ciudadanos intentó una moción en Murcia porque Arrimadas necesitaba dotar de actos fehacientes a su lento giro retórico hacia el centro (el concepto en su cabeza sonaba espectacular; aunque la implementación se ha revelado a sí misma como desastrosa). Ayuso reaccionó convocando elecciones porque piensa que así puede ampliar su mayoría, reduciendo su dependencia de otros partidos. Iglesias deja la vicepresidencia y se lanza en Madrid porque necesita salvar la presencia parlamentaria de su partido en la región, a punto de caer por debajo del umbral del 5%. Y Salvador Illa abandonó ese mismo Gobierno para resucitar a su partido en las elecciones catalanas del mes pasado.

La esencia de las “jugadas maestras” del último par de meses está en apenas esas cuatro frases. Pero ocupamos con ellas páginas, tertulias, grupos de WhatsApp, complejos paralelismos con series de moda, directos en Twitch. Mantenemos una suerte de fascinación hacia la pura coreografía política; vacía de trabajo y contenido.

De lo que hablamos es de por qué Ayuso se destapó con su reaganismo “comunismo o libertad”, o si “no pasarán” es un contralema apropiado con sus ecos guerracivilistas. Pero lo que nos preocupa en nuestro día a día son cosas como los efectos de la segregación escolar en Madrid sobre el futuro de nuestros hijos, o cuándo y cómo van a llegar las tan necesarias ayudas directas a empresas del sector hostelero en Murcia. Y así va creciendo la disonancia entre el debate público y las preocupaciones privadas. Una brecha por la que se cuela la fe en que el proceso político sirve para mejorar nuestras vidas, o al menos manejar la crisis.

Nuestro pensamiento sigue tres fases dentro de esta lógica: “oh, qué sorpresa este movimiento” (atención); “qué pereza, si es que solo se preocupan por mantener su poder” (desafección); “bueno, pero los otros son peores” (polarización). El resultado es un cinismo fascinado que paradójicamente nos impide apartar los ojos de la coreografía, aunque lo deseemos. Luego, cuando nos encontramos con un debate político genuinamente apegado a un problema, nos cuesta reconocerlo... @JorgeGalindo''

Exijan responsabilidades: Recuerden lo fundamental que fue la Atención Primaria,  hoy en proceso de destrucción, como pilar básico del Sistema Nacional de Salud. La Atención Primaria y su precario personal sanitario dependen de la Comunidad Autónoma.

lunes, 22 de marzo de 2021

Gracias. A vosotras

 

Fotografía de archivo de personal sanitario del hospital vizcaíno de Cruces, agradeciendo a los vecinos los aplausos durante todo el confinamiento. LUIS TEJIDO / EFE

'' No hay crisis reputacional en nuestro Sistema Nacional de Salud, pero hay salarios bajos, contratos temporales que se suceden sin interrupción y problemas de presupuesto.

El Sistema Nacional de Salud como paradigma del dilema español

El sintagma “crisis reputacional” nació asociado a las prácticas irregulares, cuando no delictivas, de la banca y desde ahí fue extendiéndose, cual mancha de aceite, sobre gran parte de las instituciones en cuyo entramado descansa o se agita la vida social. Lo curioso es que los organismos que conservan su reputación progresan poco o mal. Se diría que la ausencia de honra constituye más un mérito que una rémora. ¿Quién siente aprecio por su compañía eléctrica, por su suministradora de gas o por su banco? Nadie, sin duda, y con razones más que fundadas para ello. Pero dependemos hasta tal punto de sus servicios que no podríamos mandarlos a freír espárragos. Se diría que crecen, que engordan y que se multiplican gracias a nuestro desafecto. …

Una organización, en cambio, como el Sistema Nacional de Salud, cuyos empleados se han jugado la vida a lo largo de este difícil año, y que goza de la admiración y el cariño de los contribuyentes, ha de sacar adelante su trabajo con enormes dificultades. Recuerden que empezaron defendiéndose del virus con bolsas de la basura y que enfermaron y murieron, sobre todo en la primera ola de la pandemia, cuidando de nuestros padres, nuestros hijos, nuestros vecinos o de nosotros mismos. No hay crisis reputacional ahí, pero hay salarios bajos, contratos temporales que se suceden sin interrupción, problemas de presupuesto, etcétera. Es un ejemplo que podríamos ampliar si dispusiéramos de más espacio, pero es un ejemplo que evidencia los beneficios de la mala reputación en este perro mundo en el que nos ha tocado vivir.''

PD. Recuerden: La sanidad depende de las Comunidades Autónomas. Las responsabilidades deben exigirse principalmente en cada autonomía.

domingo, 21 de marzo de 2021

Sin perdón para los sinvergüenzas hdp

 ''Sin perdón. Carlos Boyero. 20-03-2021

El grito de “vete al médico” es tan gratuito como salvaje, es el exabrupto de un miserable impune, es la barbarie y el desprecio hacia los más débiles en estado puro.

…/…

Un político, por convencimiento o a la caza de votos, qué más da, habló el otro día en el Parlamento de los suicidas, de los que tienen enferma el alma y el cerebro, de los que necesitan ser escuchados por la psiquiatría y píldoras que hagan desaparecer su cotidiano infierno. Pero surgió la irritante voz del más idiota, cruel e irresponsable de la clase gritándole al que pedía al Gobierno que se ocupara de los náufragos —los psicólogos y la medicación son caras—: “Vete al médico”. Es tan gratuito como salvaje, es el exabrupto de un miserable impune, es la barbarie y el desprecio hacia los más débiles en estado puro. Dicen que la bestia, intentando atenuar el escándalo, después pidió perdón en Twitter. William Munny le diría: “Sin perdón”. Yo también. Pero ahí sigue el fulano. Cobrando del erario público, representando al pueblo.''

lunes, 8 de marzo de 2021

La revolución de las mujeres. En España

 



LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES ESPAÑOLAS

Las mujeres eran fundamentalmente esposas y madres,

algo así como el templo de la raza…

Es importante recordar esa realidad pues pesará como una losa, como en oros diversos temas, en la ideología y en la práctica política de los partidos de la derecha española tras la muerte del dictador.

Es decir, no han podido desprenderse del todo de la pesada herencia franquista y más con una Transición que en realidad dirigieron ellos.

‘C’ de España’, página 244.



Es importante en todos los análisis, determinar el aspecto principal, que no es lo único, sino lo dominante, y definir lo secundario, caracterizarlo para diferenciarlo claramente, ello permitiría guiar mejor nuestro ideario de activismo, nuestra estrategia y actuación política. Pero siempre, si pretendemos comparar, es importante aportar datos, cifras, hechos, además de opiniones, sigan leyendo y comparen pasado y presente, comprobarán que la pesada losa fue retirada y que del pasado templo de la raza y de la pesada herencia franquista se hizo añicos. ¿Transición dirigida por ellos, los franquistas? ¿Acaso pretenden afirmar que la lucha de las mujeres fue dirigida por los franquistas? Fue contra ellos, y ganaron.

O esto que vivimos, es franquismo, o no lo es, la indefinición lleva a muchos errores de bulto en cada capítulo, si se afirma que durante el franquismo ‘Las mujeres eran fundamentalmente esposas y madres, algo así como el templo de la raza… y se constata que hoy las mujeres españolas disfrutan de una sexualidad libre de maridos e hijos, si comprobamos que las españolas hoy son grandes deportistas a nivel mundial, si vemos que hoy están entre los primeros eslabones de la revolución feminista global, si disfrutamos de su alto nivel de estudios y ocupación universitaria, de sus capacidades profesionales en muchos y variados ámbitos, de su nivel de intervención política ocupando buen número de puestos en el Congreso y en el Gobierno, ocupando lugares de poder en el ejército, el CNI, en el sistema productivo… en definitiva si se dice que en el pasado eran una cosa y se demuestra que en el presente son otra muy distinta, habrá que colegir que muchas personas se han equivocado al tratar de hacer pasar esta democracia como un anexo del franquismo. O tienen un lio de tres pares de narices en la definición y conceptualización de las sociedades. Lo cual no es óbice para aceptar que existen grandes desigualdades e injusticias, que requerirán enormes esfuerzos de mejora. Pero por favor, no comparen, esto, no es aquello.
.../...

En el franquismo de los años 40 y 50, las mujeres vinculadas a los perdedores, esposas, hermanas y madres, además de fusilamientos, la represión y torturas, el hambre, miseria y enfermedades, sufrieron particularidades represivas por ser mujeres, palizas, robo de hijos, -cuántos ¿40.000?- humillaciones públicas, perseguidas y violentadas habitualmente, si querían ir a la cárcel a visitar a su marido o padre, sufrían agresiones sexuales como pago de visado, muchas veces las sufrían simplemente por vivir, trabajar o comer. Un buen amigo que vivió en una de las colonias de pobres en Madrid, me contaba que estaba vigilada, controlada por unos fascistas ganadores, individuos que controlaban las entradas y salidas de aquellas casuchas y el encaje laboral de aquellas personas. Este amigo contaba que presenció en su infancia, como el personaje controlador tomaba a una esposa o hija y la metía en una de aquellas casuchas/chabolas para violarla antes de concederla permiso para ir a Carabanchel, o con la amenaza de no dar un parte, chivatazo sobre algún familiar.

El franquismo prohibió el matrimonio civil, la contracepción, el divorcio, y restableció el Código Civil napoleónico, de 1889, que, entre otras cosas, sostenía que: ‘’ la mujer casada no puede trabajar sin consentimiento del marido, ni abrir una cuenta bancaria, ni disponer de los ingresos de su trabajo, ni comprar bienes, ni suscribir contratos, ni administrar sus bienes, se designa al marido administrador único de los bienes del matrimonio, ni puede sacar pasaporte, ni ser tutora, ni comparecer en juicio, ni puede ser cabeza de familia, ni puede aceptar herencias, ni solicitar partición de bienes’’... Si estaban casadas no podían inscribirse como paradas en las oficinas de colocación, se llegó a prohibir el empleo femenino de las casadas en 1942, y se instauró el despido obligatorio de solteras cuando se casaran, ocurriendo todavía en los años sesenta.

Durante el franquismo las mujeres quedarán recluidas en el hogar bajo la tutela del padre hasta los 25 años cuando ganaban la mayoría de edad, salvo anterior matrimonio, quedando entonces sometidas al marido, -la mayoría de edad masculina era a los 21 años, las mujeres se equipararán a los hombres en 1972-. Había que aguantar toda la vida al marido, se prohibió el divorcio. No podían firmar contratos, abrir cuentas, elegir profesión, ni disponer de sus propios bienes… sin autorización masculina. El Código civil equiparaba a las mujeres con locos y dementes… Existían duras penas por aborto, incluida la cárcel, además del peligro de morir por estar prohibido y ser practicado clandestinamente en condiciones harto penosas, y tener un hijo fuera de la institución familiar costaba repudio y marginación por vecinos, y las instituciones del régimen, los padres podían dar en adopción a sus hijos sin consentimiento materno hasta ese año de 1970. La sexualidad femenina era bloqueada, perseguida, y vinculada a parir hijos. Las agresiones a las mujeres se producían constantemente, sin rastros de su existencia, los hechos quedaban en las tinieblas. Imposible denunciarlos sin exponerse a mayores penalidades.

El adulterio femenino estaba extremadamente perseguido y penado, mientras para el hombre no había penas por adulterio, solo en caso de amancebamiento, las penas para el adulterio femenino eran durísimas, permitiendo en la práctica que padres y maridos pudieran matarlas sin ser castigados penalmente para lo cual se llegó a configurar una particular figura penal franquista, el uxoricidio, la muerte de la esposa a manos del marido, que, si era sorprendida en adulterio, no era penado matarla, como tampoco si era la hija menor de 23 años. Esta brutalidad no se cambió hasta comienzos de los años sesenta, veinte años después de la derrota.

A las mujeres no se las permitía estudiar, los datos así lo prueban, como también los discursos que justificaban el diferente destino de mujeres y hombres, la obligatoriedad de escolarización sin discriminación por sexo, se fija en la Ley General de Educación de 1970, treinta años después de ganar la guerra y romper aquel avance de la República. Las mujeres no podían abrir cuentas corrientes, ni firmar contratos, ni abrir empresas… necesitaban autorización de los maridos para hacer muchas cosas. En el franquismo no era habitual ver mujeres solas por los bares, cafeterías, restaurantes, cines, conciertos, exposiciones, conferencias… no veías pasear grupos de mujeres por los pueblos y ciudades pequeñas.
.../...

En España hoy estamos lejos del siglo XIX y del franquismo. Salvo que se demuestre que en la España democrática suceden hechos como los relatados anteriormente. La democracia está bastante distanciada de aquella historia pasada en muchos aspectos, pero destaca uno en el que las diferencias son abismales. La revolución de las mujeres ha roto con el pasado en múltiples cuestiones que afectan a toda la sociedad española, incorporando millones de personas al conjunto de la vida social en cualquiera de sus manifestaciones, sea en la calle, en la cultura, el deporte, en el mundo laboral, en la política, La capacidad de influir de las mujeres en todas las decisiones de la vida, es extremadamente diferente respecto al pasado franquista y más allá. Sin perjuicio de lo mucho que queda por corregir, para saber dónde estamos estaría bien, de vez en cuando, reconocer lo conseguido. Quien pretenda hacernos creer que esta sociedad democrática del siglo XXI se aproxima al pasado franquista, tiene un mal sueño, está fuera de la realidad y debería empezar a considerar la revolución efectuada en España por ‘la mitad del cielo’.



La revolución de las mujeres, se ha producido en todos los ámbitos. Miren en el terreno de la enseñanza:    80 AÑOS DE ENSEÑANZA EN ESPAÑA


domingo, 7 de marzo de 2021